Conectarse

Recuperar mi contraseña



¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 50 el Mar Abr 05, 2016 10:04 am.


Últimos temas
» Foro RPG Naruto (Élite) (caida de botones)
Sáb Mayo 24, 2014 2:03 pm por Invitado

» Foro RPG Naruto (Élite)
Sáb Abr 26, 2014 7:50 pm por Invitado

» World´s Inuyasha RPG [Normal]
Sáb Jul 20, 2013 3:07 am por Invitado

» Rosenzweig Akademie [Élite] (confirmación)
Jue Jun 13, 2013 9:43 am por Invitado

» Code Geass: Endless Dark [Élite]
Vie Abr 19, 2013 9:23 pm por Invitado

» AG. Afiliaciones || Servicio de Afiliacion
Sáb Mar 16, 2013 8:23 am por Invitado

» Academy Sweet Love - afiliación elite {recién abierto}
Dom Mar 10, 2013 8:31 am por Invitado

» Instituto Takemori Afiliación {Normal}
Vie Ene 25, 2013 7:24 pm por Invitado

» Instituto Kazekuro
Jue Ene 24, 2013 3:22 pm por Invitado



Tienes problemas dentro del foro, puedes comunicarte por MP con alguno de nuestros administradores. Alguna duda o sugerencia va en dudas & sugerencias. No se arreglan dudas por MP.

 



{Courtney}


{Renée}


















La idea es original y su diseño es editado por los administradores, todo lo que está dentro de este lugar es de creación propia cualquier clase de plagio u otro motivo de copia, tanto en las imágenes como en la historia original, incluyendo códigos serán sancionados y demandados a foro activo. Se le agradece a ZeroChan y Tumblr por las imagenes.







Instituto Kazekuro

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Instituto Kazekuro

Mensaje por Admin IK el Jue Ene 24, 2013 3:22 pm







Instituto Kazekuro
R o l d e I n s t i t u t o




URL del Foro

http://instituto-kazekuro.foroactivo.org





Gardenia
THE NEW WORLD, THE NEW AGE



¿Por qué será que las cosas más bellas y simples, como el amor, la paz, la armonía y la pureza, llegan y se van tan rápido que es imposible saber el tiempo que estuvieron a nuestro alrededor, mientras la guerra, el dolor y la tristeza prevalecen en la eternidad? ¿Por qué justos siempre pagamos por pecadores? ¿Por qué hay tantas preguntas y tan pocas respuestas?

El frágil hilo del cual colgaba el equilibrio del mundo ha sido cortado desde lo alto una vez mas, pero en esta ocasión la batalla se extiende hacia fronteras más lejanas de lo que nunca imaginamos. Diez reinos cansados de vivir ocultos del resto de la sociedad alzaron su voz en un grito de confesiones prohibidas y se dieron a conocer por el universo entero. Escaflowne, Amestris, Trygun, Zastavit, Vernost, Gaea, Aradia, Malkuth, Atlanta y Emania quebrantaron todas las reglas existentes en su declaración a la que titularon como «¡Existimos! ¡Estamos vivos y Existimos!». Estos lugares que, al igual que Furoshima, eran poblados en su mayor parte por seres sobrenaturales llamados "Youkais" confesaron ser una realidad y sus acciones provocaron que las demás criaturas salieran a las calles de las ciudades mostrando su verdadera apariencia, asustando a los humanos y haciendo que estos retrocedieran y no abandonaran sus hogares por ninguna razón.

En un principio varios reinos se regocijaban de su grandeza y hacían innumerables burlas referente a lo débiles e ingenuos que habían sido los mortales. Sin embargo, muchos de los otros vieron que estaban siendo igual de injustos y tiranos como lo fueron los humanos durante tanto tiempo, así que decidieron hacer acuerdos políticos para que todas las razas pudieran vivir en armonía entre ellas.

Ninguno de los reyes quería tratar con seres inferiores como ellos, pero una reina insistía en que todos merecían igualdad, en que llegaría el día en que caminaríamos juntos bajo el mismo sol sin tener que esconderse bajo apariencias falsas y sin la necesidad de huir solo por haber nacido diferentes. Reina de Gaea, Flora Li Febre de la Valiev, una joven bruja de veinte años, dio el primer paso en la unión de lo que pronto se llamaría "El Nuevo Mundo".

Por fin hubo paz en la tierra, aunque los humanos no estuvieron totalmente de acuerdo aceptaron sin reproches. Veían a los Youkais como bestias repugnantes y maldecían su existencia en silencio. "Eran mejor cuando solo estaban en los cuentos" "¡Aléjate de ellos, son unos monstruos!" "¿Por qué tenemos que vivir con esos fenómenos?" Estos y otros comentarios dichos por los mortales no hacían más que herir a los otros, quienes sentían que nada había cambiado. Sin embargo la Reina Flora les levantaba el animo y recordaba el gran avance ya hecho.

Siendo la Reina de Gaea, era humilde, amable y generosa. Amaba a sus súbditos y estos la amaban a ella, desde los niños hasta los ancianos. Incluso los habitantes y las familias reales de los otros reinos le tenían un gran aprecio. Fue el ejemplo del cambio, el símbolo de la nueva era. Jamás se rindió, incluso en épocas difíciles su esperanza no decayó y luchó por el mundo que soñaba, un mundo que ella sabía que, quizá, no viviría para verlo, pero se entregó en cuerpo y alma a la labor de crearlo.

Fueron los tres años más largos vividos por todos en el planeta. En cuestión de tiempo los Youkais representaron el 40% de la población de la tierra, aunque no tuvieran los mismos derechos, estaban a menos de medio camino para ser tratados como iguales. Gracias a la persistencia de la Reina Flora pronto se firmaría un tratado en el cual se especificaba que los habitantes de los diez reinos y los humanos tendrían los mismos derechos y deberes, sin excepción. "Estamos cerca de caminar juntos bajo el mismo sol", fueron las palabras dichas por la joven bruja transmitidas a todos segundos antes de entrar en la sala de reuniones, acompañada por los más grandes entes políticos de la humanidad.

¿Quien pensaría que tras esas falsas sonrisas y trajes elegantes se encontraran asesinos sin corazón? Un liquido rojo comenzó a emanar desde el interior de la sala, corriendo por debajo de las puertas de acero y finalmente llegando a los pies de la servidumbre del palacio de justicia. Sin embargo aquello no fue lo peor. Los reyes y reinas de los nueve países comenzaron a preocuparse debido a que la Reina de la Valiev todavía no regresaba, pero decidieron ser pacientes y esperar. A las cinco de la tarde fue transmitido por televisión mundial. ¡Flora Li Febre de la Valiev, gobernante de Gaea, estaba siendo quemada viva en una hoguera ubicada en la plaza imperial de Rusia! Gritaba fuertemente de dolor mientras las llamas recorrían su cuerpo quemandole la piel. Los habitantes Youkais en todo el planeta gritaban junto a ella, llorando sus lágrimas, maldiciendo a aquellos que los traicionaron.

«¿Este es su símbolo de la Nueva Era? ¡Pamplinas! Esta era y las demás siempre han sido y serán de nosotros, los humanos! Bestias como ustedes no deberían existir. ¡Vamos, hermanos y hermanas, recuperemos nuestro planeta! ¡Extingamoslos una vez más!». Esas fueron las palabras dichas por el presidente de los Estados Unidos de América, y fueron las causantes de una nueva guerra.

Podemos perdonar a un niño que teme a la oscuridad, la verdadera tragedia es cuando los hombres temen la luz.

¿Ambición? ¿Odio? ¿Cuál fue la razón que los llevó a tomar esa decisión? Miedo, esa es la única respuesta que tengo. Lo sabíamos desde hace milenios, pero no lo quisimos aceptar en ese entonces, incluso ahora cerramos los ojos ante la verdad para no herirnos a nosotros mismos. El hecho de que nos odien es que somos diferentes, monstruos ante ellos. Ni siquiera el plan divino nos nombra, por el simple hecho de que fuimos creados por accidente. Un experimento que salió mal en el cielo. Es doloroso reconocer que fácilmente podemos ser los hijos bastardos de un Dios que no conocemos pero que es real, que nos dio la espalda hace ya tanto tiempo, que nos dejó en la oscuridad y en la soledad para no ser más que leyendas entre sus hijos puros. ¿El también querrá nuestra desaparición? ¿Cuál fue el error que cometimos para merecer este castigo?

Fue en ese momento cuando un pueblo despreciado veía a su reina caer en brazos de Tánatos, el dios de la muerte griego. El odio empezó a formar parte en los corazones de todos, pero su majestad, Flora, con su último aliento, susurro las palabras que solo nuestros agudos oídos podían captar.«No los odien... No odien a los humanos por mi culpa». A pesar de estar muriendo injustamente su voz sonaba triste, sin resentimientos, sin desprecio... Mostrando la paz en su alma. ¡Usted no tenía la culpa, su alteza, los únicos culpables fueron ellos! ¿Cómo podía pedirnos algo semejante mientras observamos su ejecución? ¡Su majestad, no comprendemos su petición! ¿Cómo no odiarlos por esto?

Aquellos cinco minutos parecieron eternidades mientras le veíamos perecer. Al final, su cuerpo, deformado por las llamas, fue arrojado en el sucio suelo. Multitudes de humanos arrojaban insultos y comentarios que nos enfurecían. Aplaudían la "Caída de la Reina Demonio", como nombraron ese "evento". ¡Ellos debían de llamarse monstruos por disfrutar de la ejecución de un inocente! ¿Por qué la reina? ¡Nunca había hecho nada para lastimar a nadie!

Las fuerzas militares de cientos de países fueron enviadas por toda la tierra para destruir a cualquier criatura sobrenatural que se toparan. Nuevamente nos obligaron a regresar a la oscuridad, y aun así nuestro esfuerzo era inútil... Ellos aprendieron a detectarnos con su avanzada tecnología y grupos especializados iban a por nosotros en donde quiera que estuviéramos. Nos estaban cazando. Ancianos, hombres, mujeres y hasta niños eran "exterminados". La masacre más grande que tuvo este planeta en años. Calles bañadas en un nauseabundo color carmesí, cadáveres apilados por doquier, ciudades enteras consumiéndose en el letal fuego. Era imposible escapar.

Hoy, seis de enero del año dos mil trece, yo, Ichigo Momomiya, narro los acontecimientos que mi pueblo y yo vivimos durante seis largos meses. Era inútil esconderse, era inútil pelear. Esa pequeña esperanza que dejó la Reina desapareció, se evaporó como hielo al sol. Resignados, nuestro espíritu dormía en algún lugar frío. ¿Habían escuchado la leyenda sobre los hechiceros? Estos cuatro, Zarathos Rochefort, Zyfren D. Luren, Lanna Gareki y Elizabeth Katnish, los seres más poderosos de todos, juntaron todo su poder y crearon un nuevo universo. Los diez reinos fueron enviados a esta nueva dimensión, al igual que los Youkais. Ahora estaban a salvo, sin embargo, Furoshima seguía en la tierra.

En cuestión de dos meses el pueblo entero fue destruido. Me encargué de aquellos que seguían con vida y, aunque quizá no llegaríamos muy lejos, juré protegerlos y darle la fuerza que nos dio la Reina Li Febre para continuar adelante, para seguir recorriendo el camino hacia la salvación. Sin embargo, fue cuestión de tiempo encontrar un portal mágico, el cual nos absorbió y nos llevó hasta la nueva dimensión... Hacia el Nuevo Mundo.

¡Era un lugar extraño y magnífico! Aquella era la era con la que todos soñamos... ¡El Edén prometido!. Al parecer habían transcurrido millones de años desde que fue creado. Su tiempo, en comparación al del planeta de los humanos, pasaba de una manera completamente diferente. No existía tecnología de ningún tipo. Incluso los reinos eran distintos entre ellos. Algunos lucían estructuras, vestimenta y comportamientos del siglo V, otros del XVIII, otros hasta de varios siglos a.C. ¡Pero lo más sorprendente es que el Instituto estaba allí! ¡Kazekuro seguía en pie! Su historia cambió drasticamente, pero por dentro y por fuera se veía exactamente igual a lo que una vez fue en la tierra.

Gardenia, así se llamaba nuestro nuevo mundo. Dividido entre tres estratos sociales, Nobles, Mages y Plebeyos. Además, los alumnos del instituto también habían sido repartidos en dos secciones, Senshi y Otonashi. Tantas cosas habían cambiado, pero otras seguían iguales. Después de la tormenta siempre sale el sol ¿No? Tuvimos que padecer de eternidades de sufrimiento para al fin encontrar nuestro hogar. Al parecer tres de los diez reinos habían sido tomados por algunos mayores, pero otros tres tomaron su lugar, Sephia, Scarlata, y Xingu.

Es tiempo de empezar con nuestra nueva aventura, porque al parecer no todo es color de rosa en este lugar. Nuevos conocimientos, nuevos amigos, nuevos lugares, nuevas historias por aprender. Un segundo comienzo, una segunda oportunidad para ser mejores. Aquellas estrellas del firmamento abrán de guiar nuestros pasos por el sendero correcto. ¿Estaremos preparados para lo que viene?



Administradores

• Ichigo Momomiya
• Usagi Senritsu
• Vanessa Bartichiotto
• Kuchiki Shihõin Rukia



Botones y Banners

40x40




Código:
<a href="http://instituto-kazekuro.foroactivo.org" target="_blank"><img src="http://illiweb.com/fa/pbucket.gif" border="0" alt="Instituto Kazekuro"></a>

Código:
[url=http://instituto-kazekuro.foroactivo.org][img]http://illiweb.com/fa/pbucket.gif[/img][/url]

88x31




Código:
<a href="http://instituto-kazekuro.foroactivo.org" target="_blank"><img src="http://illiweb.com/fa/pbucket.gif" border="0" alt="Instituto Kazekuro"></a>

Código:
[url=http://instituto-kazekuro.foroactivo.org][img]http://illiweb.com/fa/pbucket.gif[/img][/url]



Código:
<a href="http://instituto-kazekuro.foroactivo.org" target="_blank"><img src="http://illiweb.com/fa/pbucket.gif" border="0" alt="Instituto Kazekuro"></a>

Código:
[url=http://instituto-kazekuro.foroactivo.org][img]http://illiweb.com/fa/pbucket.gif[/img][/url]


Dirección de Afiliados

http://instituto-kazekuro.foroactivo.org/h1-afiliados



Tipo de Afiliación
É L I T E


Copyright © 2012 Instituto Kazekuro. All rights reserved.

avatar
Admin IK
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.